Este queso nos llegó de la mano de Oriol, nuestro maestro quesero, en forma de Cremoso de Búfala. Un queso muy cremoso, fundente y con toda la personalidad de la leche de búfala. Encontraremos aromas de mantequilla y aceite de oliva en el centro; recuerdos de cerveza, provenientes de las levaduras que contiene, en la corteza; y, en boca denota una acidez que nos despierta las papilas y nos invita a repetir. El Cremoso de Búfala es un fiel amigo del cava.

Cabe destacar, además, que es uno de nuestros quesos 0% lactosa.

Actualmente hemos puesto al día el diseño del envase, dándole la personalidad que se merece y con el objetivo de explicar nosotros mismos lo que hacemos en la quesería, así como todo lo que la rodea.